Asesórate aquí

¿CÓMO TE SIENTES EN TIEMPOS DE CORONA VIRUS?

Los cambios, los movimientos de la zona de confort y los enfrentamientos con realidades ajenas a la ya establecida, siempre serán motivo de desasosiego e incertidumbre, dando paso a emociones con las cuales no estamos acostumbrados a tratar día a día o que tal vez cuando se presentan, decidimos dejarlas de lado.

Y está bien, está bien darle permiso a las emociones que salgan, no somos seres perfectos que debemos permanecer en las emociones positivas, lo importante de la situación es conocer el abanico de emociones, entenderlas y saber que manejo darle a estas, porque si bien es importante dejar fluir, también es necesario saber cuándo es momento de continuar, aprender de la situación vivida y continuar.

En estos momentos de pandemia, es natural sentir temor, ansiedad, incertidumbre, pues, es una vivencia nueva para todos, la cual ha implicado cambios repentinos en nuestra vida y cotidianidad pero sabes, cuando comienzas a preocuparte menos y ocuparte más, el panorama se modifica, tienes menos tiempo de pensar en un futuro incierto y actúas más en el cambio de tu realidad actual.

Es así como podemos comenzar a entender lo que sentimos frente a las situaciones que se nos presentan, hacer conscientes los hechos y la consecuencia que cada uno de estos genera en nosotros, esta es una manera eficaz de controlar las emociones y no que sean estas las que nos controlen a nosotros; pero ¿esto como se hace? ¿Como vuelvo consciente mi sentir y mi actuar en esta época de pandemia?

Qué tal si inicias anulando de tu día a día aquello que te genera ansiedad, por ejemplo, el exceso de información que el entorno te trasmite por medio de redes sociales, televisión y radio.

Ah, pero el vecino vino a contarme lo que vio y/o escucho, pregúntale si lo que te va a contar es de una fuente verídica, es bueno o necesario que tú lo sepas, de lo contrario no tendrá sentido que te sigas contaminando de información innecesaria.

Comienza a descubrir hobbies, intenta con actividades que nunca hayas hecho y dale otra oportunidad a aquello que dijiste antes que no te gustaba hacer, descubrirás nuevas habilidades en ti.

Dibuja, pinta, aunque no lo creas, es una manera de dejar fluir sentimientos y emociones que tienes, liberaras estrés. (Una de las técnicas de la psicoterapia es el arteterapia, ayuda en el bienestar emocional)

Haz ejercicio, ayudara a que tu cuerpo se sienta más suelto, haz ejercicio consiente y entendiendo tus capacidades, hazlo, no con el afán de querer mantenerte en forma (claro que es importante, que esto sea la consecuencia) hazlo para sentirte vital, la energía que generara en ti permitirá a soltar emociones negativas.

Habla con las personas que hay a tu alrededor, interactúa con los demás, exprésate y cuéntale a alguien como te sientes.

Lee, es una actividad a la que muchas personas no están acostumbradas, pero en realidad te ayudara, abrirá tu mente, tu imaginación y permitirá vivir una realidad externa por un momento.

También, está bien no querer hacer nada en un día, solo quedarte en cama y descansar, ayuda a que recuperes energía (el cuerpo no siempre se siente al 100%) pero identifica cuando es tu energía o cuando es pereza.

Cuando comenzamos a entender todo aquello que hacemos y para que lo hacemos, veremos cómo poco a poco las decisiones son más fáciles de tomar, asumimos riesgos más fácilmente y las relaciones que se entablan serán más sanas, pero sobretodo entenderemos que no podemos juzgarnos tan duro, que podemos darnos permisos, mas no permitir caer en situaciones que nos estén lastimando, somos nosotros quienes decidimos que hacer y como asumimos las situaciones que el mundo y la vida nos presenta, pero también necesitamos las herramientas emocionales que este mismo no nos brinda para poder hacer frente, batallar y salir victoriosos, porque por más compleja que sea la situación, siempre existirá la manera de salir, identifica si tal vez necesitas de una mano amiga, una voz de aliento o de un apoyo profesional, no está mal necesitar cualquiera de las anteriores, somos seres humanos y no nacimos aprendidos, no somos perfectos, vivamos, no nos avergoncemos!

Jessica Sepúlveda Jimenez 

Psicóloga 

psijessicasepulveda@gmail.com